Geología y Medioambiente
twitter facebook rss

La Tragedia de lo comunal

De Garrett James Hardin.

Aquí puedes encontrar una versión, en español, del artículo original.

Aquí está el artículo redactado por el autor, para la revista Science, en 1968.

Este es un texto muy abierto a la interpretación —tanto; que el artículo ha sido renombrado a, la tragedia de lo comunal no gestionado, por la “mala” interpretación que se hizo del término inglés «Commons»—. El texto es muy versátil, puesto que, personas de diversas especialidades e ideologías lo hacen suyo. Hardin comenzó su ensayo con el objetivo de abordar el problema del crecimiento de la población mundial. Es un texto, en origen, centrado en las teorías de la población, aunque se usa como texto de referencia en ciencias ambientales, así como en otras especialidades, como ciencias políticas, y económicas. La realidad o problema que maneja es bastante cruda/o, y a mi, en particular, me da bastante «mal rollo», quizás porque el texto tiene parte de razón; o toda la razón, según quien lo lea.

Como punto de apoyo a su disertación, Garrett Hardin usó un relato corto publicado en el siglo XIX por el economista William Forster Lloyd; este relato le sirvió también para poner el título a su artículo.

El relato original de William Foster habla de una «Tragedia» acontecida a unos pastores en sus tierras comunales. El significado que Hardin le dio a la palabra “Tragedia”, fue el que en su momento dio el filósofo Whitehead.

«La esencia de la tragedia dramática no es la tristeza en si misma, reside en la solemnidad implacable del funcionamiento de las cosas. El desarrollo de los acontecimientos por devenir, tal y como se suceden, llevan de forma inexorable a la Tragedia.»

Hardin, ecólogo y microbiólogo, tuvo en la bioética, la columna vertebral de todo su trabajo, centrando su preocupación en el crecimiento de la población mundial. Durante los más de treinta años que trabajó en la Universidad de California, Hardin impartió clases de ecología humana.

Retomando a los pastores de Foster Lloyd, la tragedia devino al usar pastos comunales. Como una persona que mira por su bien y el de los suyos, un pastor pensó que si añadía una cabeza de ganado más, podría reportarle bienestar, así lo hizo y el resultado fue el esperado. Una cabeza más no causó daño alguno a los pastos. Los demás pastores pensaron igual, con lo que cada uno añadió a su cabaña una cabeza más, el resultado no fue el esperado ya que una cabeza de ganado causaba un daño imperceptible al pasto, pero la suma de múltiples daños imperceptibles, provocó la ruina de las tierras, con lo que todo el ganado murió de hambre y detrás de ellos; sus dueños.

La historia anterior nos hace ver que los recursos son limitados. Extendiendo la historia al conjunto del Planeta, vemos que la Tierra es un sistema cerrado, todos los recursos que necesitamos, están aquí, y no se pueden buscar en otra parte.

Hardin relacionó este razonamiento básico, con el crecimiento de la población humana, siempre creciente, según una curva con tendencia exponencial. Si los recursos de que disponemos son finitos y la población crece sin cesar, llegará un día en que las necesidades humanas superen a los recursos del planeta. El postulaba un crecimiento cero de la población.

Bien, a partir de aquí el ensayo deriva en que la población debe controlarse para evitar llegar al límite de los recursos del planeta «crecimiento ‘cero’ en la población», un asunto turbio y polémico en el que no me voy a parar, no obstante decir, que el autor del texto aboga por un control de la población mundial, tutelado por el estado, ya que ve difícil que los humanos podamos ejercer sobre nosotros mismos una «coerción mutua» abogando a la conciencia colectiva, que es lo que él recomienda como idóneo, el autor no cree en “la mano invisible” en lo referente a la población mundial, metáfora empleada por Adam Smith.

Queda claro para Hardin que; crecimiento de la población y el medioambiente están directamente relacionados, ya que los recursos: alimentos, materias primas, combustibles,…, proceden del medioambiente.

Actualizando un poco el texto de Hardin, decir solamente que la tendencia general en el mundo es hacia un crecimiento más sostenido de la población, pero no por igual en todos los países, este crecimiento es mayor en los países en vías de desarrollo y menor, incluso negativo, en los países desarrollados.

Data from World Bank

Si se solucionara el problema de superpoblación, ¿Se solucionarían los problemas medioambientales?

El medioambiente entra dentro del saco del bienestar común, ¿qué es bienestar?, bienestar es poder comer, es poder vivir en una vivienda digna, es acceso a la educación, es muchas cosas más y una de ellas es poder disfrutar de un medioambiente saludable.

Si se llegara a controlar a la población mundial, el estado del Bienestar, «El mayor bienestar, para la mayor cantidad de individuos»; que postulaba Bentham, no puede ser alcanzado con los recursos comunales.

Según Hardin, podríamos abogar a la conciencia colectiva, otra vez «mediante un consumo razonable de los recursos» pero no funcionaría ya que los seres humanos estamos programados para aprovechar los recursos de forma racional, y lo racional es acabar con el recurso, aunque no se pretenda hacerlo.

 ¿Porqué consideramos al Planeta como un bien común?

Porque al inicio de la humanidad, eramos pocos y el mundo era muy grande, no podíamos agotar sus recursos. En el presente somos muchos y ocupamos todo el planeta, sí podemos agotar sus recursos.

La conciencia colectiva

¿Porqué la conciencia colectiva es insuficiente para resolver los problemas de población y medioambientales que acosan al planeta?

Máximo beneficio propio (estamos programados así por la naturaleza, casi todos los seres vivos intentan obtener el máximo beneficio propio, «instinto de supervivencia»). Lo racional es obtener el máximo beneficio, si el bien es comunal, si yo consumo más del recurso comunal, obtengo el máximo beneficio, si al consumir más infrinjo un daño, este daño se reparte entre todos lo que tienen acceso al bien.

Los seres humanos tenemos la capacidad de darnos cuenta que agotar un recurso no es bueno para nosotros, ni individual, ni colectivamente, aún sabiéndolo, nos movemos en el doble mensaje (Teoría del doble vínculo de Bateson): Por un lado nos autoconvencemos de que una autolimitación referente a un recurso es bueno para el medioambiente abogando a una conciencia colectiva, yo lo hago y de forma voluntaria renuncio a unos beneficios que me son accesibles. Por otra parte habrá gente que no participe de esta conciencia colectiva, ¿que hará?, beneficiarse, y obtener y aprovechar los recursos a los que tú renuncias. Siendo consciente de esto, el sentimiento que te crea la autolimitación es el de ser un estúpido por no aprovechar el recurso accesible.

Bien público, bien privado

Al inicio del texto, se hablaba de que el texto era muy abierto a la interpretación, razón por la cual se usa el texto para aquellos que abogan a las bondades de los bienes privados, como mal menor. Esto que, quizás se pueda extraer de la lectura del artículo original, no era lo que intentaba plasmar el autor, razón por la cual se reescribió el título, tal como se explicaba antes, ya que Hardin lo que pretende decir con sus palabras es que los recursos comunes, deben ser gestionados como se haría con un bien privado, pero sin beneficio alguno del recurso por parte del gestor del recurso o de personas concretas, perteneciendo el recurso a la colectividad, la gestión de estos recursos, le corresponde a las instituciones.

El tutelado de las instituciones

Luego, para Hardin, es necesario «un control institucional» que lo regule. ¿Pero quién regula al regulador?.

John Adams, sobre el Gobierno:

…el ejecutivo, nunca ejercerá los poderes legislativo y judicial o uno de ambos, a fin de que sea un gobierno de leyes y no de hombres.

 

La corrupción genera un gobierno de hombres y no de leyes, ya que usan la ley no para el beneficio global sino particular. Es necesario inventar las retroalimentaciones correctivas que se requieren para mantener honestos a nuestros guardianes.

 ¿Y el medio ambiente?

Está claro que un aumento en la población humana supone un mayor estrés para el medio ambiente, pero, aún controlando la población mundial, el estrés sobre los recursos se puede incrementar igualmente, si consumimos más.

Aquí pone énfasis Hardin Garrett en la tragedia de lo comunal y aquí adoptan el ensayo los economistas, lo público lleva inenudiblemente al agotamiento del recurso, ya que todos tienen derecho al uso del recurso y querrán sacar lo máximo de él. Sin embargo las pérdidas se compartirán entre todos, con lo que la tendencia es a consumir más y agotar el recurso. Lo lógico es pues privatizar, cosa que les encanta a los economistas, el propietario del recurso lo controla y evita que este se malgaste y agote. Si por poner un ejemplo privatizo un parque Natural, lo transformo en coto privado de caza e impido el acceso al público en general —uno de los mayores problemas de los parques Naturales es la masificación, al ser un bien público no se limitaba el acceso para su disfrute, al generalizarse el turismo, cada vez más gente usa el bien público, porque todo el mundo tiene derecho a ver «la Naturaleza en estado puro»—, sin embargo hago del recurso un bien selectivo para disfrute de unos pocos, los que lo puedan pagar, esto es privatizar en el sentido capitalista estricto.

Está claro que la masificación degrada el medio que se pretende proteger, quizás una medida «más a gusto de Hardin», sería conceder accesos restringidos de visitas al parque, accesos gestionados por las instituciones, el bien sigue siendo público pero se gestiona como una entidad privada, hay una autolimitación, abogando a la conciencia colectiva, tutelada por las instituciones, y todo el mundo —quien lo solicite— tiene acceso al recurso.

El texto puede servir como «columna vertebral» en la resolución —o en los intentos de solución— práctica, de multitud de problemas de diferente ámbito. En lo referente al medioambiente, las ideas de Hardin se pueden aplicar:

Gestión de Parques Naturales: Accesos, rutas,… siempre enfocado en preservar el medio que constituye el parque.

Pesquerías: El océano es un bien común, pero las técnicas de pesca han avanzado mucho, de tal forma que las pesquerías no se pueden recuperar de forma natural.

Contaminación de agua y aire: Las medidas anticontaminación suponen un coste, lo que no supone un coste es el vertido/emisión del medio, y esperar la «autorregeneración del medio», el problema surge cuando la autorregeneración del medio se ve superada por el volumen de vertidos/emisiones.

Supongo que «el problema de los bienes comunales», tendrá más aplicaciones prácticas, en lo referente al medioambiente, pero estas son las que me vienen a la cabeza, de bote pronto.

Hardin nos puede gustar más o menos, pero él dice lo que hay —que es oscuro y tétrico, a mi entender—, pero depende de nosotros y de nuestras instituciones, el solucionar los problemas de la forma más beneficiosa para todos. Ahí queda eso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Submitted in: Medio ambiente | Etiquetas: , ,