Geología y Medioambiente
twitter facebook rss

Proyecto WISSARD

Whillans GZ_Fish2

Pez nadando sobre un lecho de gravas angulosas. Las gravas y los pequeños sedimentos que cubren el fondo de este mar cayeron al fundirse la placa de hielo que se encuentra 10 m por encima del fondo oceánico. Durante las varias horas en las que se grabó el vídeo, se vieron caer fragmentos procedentes del hielo, puede ser esta la causa por la que no se haya instalado fauna bentónica en el lugar, en cambio el pez es lo suficientemente ágil como para esquivarlas. (Crédito de la Imagen: Deep-SCINI UNL-Andrill SMO)

Ha aparecido hace unos días un pequeño pez translúcido y con ojos saltones en una fotografía realizada por un robot. Esta se hizo bajo el casquete glaciar Antártico Occidental, muy cercano a la Barrera de hielo de Ross.

La instantánea ha sido realizada por los científicos del proyecto WISSARD. Es sorprendente ver un pez en ella, ya que el mar abierto se encuentra distante más de 800 km del lugar de perforación, por encima del pez, hay más de 700 m de hielo. El pequeño animal vive en una franja de agua de más o menos 10 m; constreñida entre la capa de hielo y el fondo compuesto por sedimentos de origen glaciar.

Grounding Zone Graphic Full Size

Perfil esquemático del contacto entre indlandsis antártico occidental y la barrera de hielo de Ross. Imagen: Rachel Xidis/NIU

El proyecto WISSARD es de por sí muy interesante, es este un estudio integral en el que se pretende investigar sobre la estabilidad del casquete glaciar de la Antártida Occidental, así como su geobiología. En esta zona se encuentra la Barrera de hielo de Ross, esta es una gran masa de hielo flotante de unos 300 metros de grosor y del tamaño de España ―aproximadamente unos 500.000 km2― en cuanto a superficie. Está unida al casquete polar, más o menos en la zona donde se emplazó el sondeo. Esta parte de la Antártida se encuentra aplastada por el peso del hielo del indlandsis,  y gran parte se encuentra por debajo de la superficie oceánica. En el contacto con la calota y el suelo existe todo un ecosistema recién descubierto, compuesto por lagos, y cauces que los comunican. Los lagos subglaciales juegan un papel importante en estabilizar o en desestabilizar las placas de hielo Antárticas.

Esta zona es de especial importancia en los estudios de estabilidad de las grandes plataformas de hielo existentes, tanto la del mar de Ross, como las que hay en el mar de Weddell (en donde se emplazan tres grandes placas). Por debajo de estas, existe agua procedente del océano Antártico. Un aumento en la temperatura del mar puede producir la fusión del hielo por su base y romper la unión entre los casquetes polares y las plataformas de hielo, que podrían fragmentarse y entrar a la deriva dentro del océano Antártico.

Estas plataformas actúan reteniendo parte de la calota Antártida occidental; en ausencia de las plataformas, gran parte de la calota podría desplazarse hacia el océano.

Las plataformas de hielo antárticas suelen desprenderse de forma periódica del continente, se rompen en periodos en los que el clima es más cálido, estas oscilaciones climáticas suelen asociarse a los ciclos de Milankovitch. Esto contribuyó a transgresiones marinas en el pasado. (aumentos en el nivel del mar).

De los resultados de proyectos como el WISSARD se podrán obtener ciertas conclusiones. Si en el fondo marino, la placa de hielo está decreciendo en grosor, o empezando a retirarse, es probable que se produzcan en el próximo siglo rápidos cambios en el comportamiento del hielo. El estudio de la vida microbiológica, el ciclo biogeoquímico y las prospecciones en el entorno biogeofísico, darán más pistas sobre el futuro comportamiento del hielo.

En caso de desestabilizarse la barrera de Ross, se cree que el agua de los océanos subiría unos 5 metros, a la que habría que sumar la dilatación del propio agua oceánica, al aumentar su temperatura por efecto del calentamiento global, además de el agua procedente del deshielo del Ártico y de los glaciares continentales, lo que hace que el proyecto adquiera un enorme interés en lo referente a cómo nuestras costas podrían variar a corto y medio plazo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Submitted in: Medio ambiente | Etiquetas: , , , ,