Geología y Medioambiente
twitter facebook rss

Movimientos de ladera: Colapso

En el colapso de un talud o un acantilado, la parte frontal se desploma bruscamente en vertical, bien en su totalidad o una fracción del frente. Los materiales desprendidos no van mas allá del pie o la base del talud, si bien pueden sufrir transporte y removilización por agentes erosivos con posterioridad. El mecanismo original que provocó el colapso no se repite sobre los materiales movilizados y no sufren desplazamientos posteriores. Los colapsos suelen producirse en escarpes rocosos, acantilados costeros o de ríos, por socavación de la base del talud, o por la meteorización de la roca/suelo que constituye el pie del escarpe.

El siguiente vídeo de YouTube es un buen ejemplo del colapso de un acantilado. Se produjo en Cornualles (Gran Bretaña).

 

Una hipótesis de lo ocurrido en el vídeo podría ser: El frente del acantilado se desestabiliza por la erosión la base del acantilado; muy probablemente por el efecto repetido del oleaje durante las tormentas. Una gran porción del acantilado; la que posteriormente colapsa, se queda sin apoyo en su base. Esta masa ejerce un esfuerzo de corte sobre el resto del macizo rocoso que sí tiene apoyo firme en su base. El esfuerzo de corte supera la resistencia mecánica de la roca, que rompe en las zonas donde su resistencia es menor, (zonas de roca meteorizada, juntas abiertas o cementadas,…). En el vídeo se ve como «explota» la roca cuando esto pasa y como progresa la fractura desde el pie del acantilado hacia la parte superior, cada vez más roca de la zona por donde se traza la superficie de rotura, soporta más peso, por lo que los esfuerzos se concentran en las zonas donde la roca resiste y no  rompe. Llegado un momento los esfuerzos son tan elevados que ni la roca sana los soporta, por lo que la  la fractura se generaliza, conformando la superficie de rotura, que define la masa deslizada de la no deslizada y que se ve después de que el movimiento ocurre. La inercia del proceso y la masa movilizada, hacen que la roca se fragmente al desplomarse, es muy probable que la roca presente una red de fracturas más o menos desarrollada y penetrativas que hayan facilitado el proceso al rebajar la resistencia global del macizo rocoso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Submitted in: Riesgos Naturales | Etiquetas: , , , ,